.


Habana Blues.Llego de ver esta peli y no puedo evitar recordar mi historia con ese país.Historia de la que durante mucho tiempo me costó hablar.Cuando yo regresé de Cuba hace como 10 años, regresé mudo.Regresé llorando por dentro.No podía abrir la nevera de mi casa porque me ponía a llorar. Años después incluso vi una exposición de Esso Álvarez sobre la isla y me derrumbé en el llanto. Y es que Cuba es un país triste.Su gente puede tener sentido del humor (un poco negro quizás) pero si pienso en esa isla no puedo dejar de pensar en colores grises y en ocres. Y yo no me puedo quejar porque muy probablemente pese a las circunstancias viví los días que pasé bastante bien:vivi los días que pasé en la Habana en casa de una bailarina del ballet contemporáneo de Cuba, con el hijo de un embajador boliviano y en Santiago en casa de un profesor universitario con un cargo administrativo en su universidad. Pero los detalles, compartir una media cotidianidad si lo fueron. Saber que la familia de este profesor universitario vivía en un apartamento de dos cuartos para cinco personas. Que a un amigo de mi amiga su padre que había estado en la sierra maestra con Fidel, se había ido para NY y al hijo le habian sacado las cosas de la casa, porque no son de él sino del estado.Recuerdo como me sorprendía ver la prensa cubana dónde todo lo bueno sucedía en la isla y lo malo en el exterior. Me sorprendió ver comiquitas del Cartoon Network en abierto en la televisión nacional y hasta fragmentos de Bienvenidos. Me sorprendía también ciertas actitudes de algunos cubanos, como el que le dijo a una amiga de mi amiga para que se acostara con el turista que el iba llevando. La venta del PPG en plena plaza de la catedral y la actitud de sobrevivencia de los cubano. El trance permanente como se puede ver en Habana Blues. O el hecho que hubiera que pedir permiso para sentarse en el Copelia de Santiago. Aunque todo estaba vacío uno no podía sentarse en dónde le diera la gana. Sino dónde te dijeran. Quince días comiendo granos, para que yo comiera bien, pero que había significado para la familia amiga que ellos dejaran de comer unos cuantos días. Sin papel toilet en el baño pero con Granma. Fueron pequeñas cosas y sensaciones que no se pueden explicar del todo con palabras. Y la emoción que me queda es que Cuba es un país triste.

5 Responses to “”

  1. # Anonymous Una mujer maravillosa

    Tu escritura... bendita sea por los santos de tu ateísmo..  

  2. # Blogger lamismamoma

    es que no hay un habana blues... La Habana es Blues... La Habana tiene un olor a carencia... un sabor a humor reprimido. La Habana es inocente del mundo externo... Cuba es un Bubble island, donde llega lo que el gobierno quiere que llegue. Estoy de acuerdo contigo, no hay papel de toilet, pero hay un Gramma... pero fíjate de qué estratégica manera el cubano sustituye el papel toilet por el Gramma y se pasa las virtudes del gobierno por donde el sol no llega  

  3. # Blogger Rodolfo

    sip, es demasiada melancolía junta.  

  4. # Blogger Roberto Iza Valdes

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.  

  5. # Blogger Roberto Iza Valdes

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.  

Publicar un comentario

Enlaces a este post

Crear un vínculo


Web Este Blog
Twitter Party Badge
  • web tracker a href="http://bitacoras.net" title="Conoce más de las bitácoras">Conoce más de las bitácoras Get Firefox! BloGalaxia BloGalaxia Movimiento en apoyo del idioma español en Internet


XML

Powered by Blogger

make money online blogger templates



© 2006 . | Basado en un Blogger Templates by GeckoandFly.
El contenido de este blog puede ser reproducido siempre que se cite la fuente, se mantenga el texto original y no sea para fines comerciales.Debe mantenerse este texto.