.


Adios En Caracas

Desde este viernes los caraqueños tendremos un semanario menos que nos cuente y nos muestre nuestra ciudad. En Caracas el semanario de Cheo Carvajal, Xariel Sarabia, Garcilaso Pumar por solo mencionar a algunos dejará de salir. Y será sin duda una importante perdida para Caracas y los caraqueños.

En Caracas salió un par de meses antes que CCS. Me sorprendió a mi en la plaza candelaria y me tocó llevarlo para que el naciente equipo de nuestro semanario lo viera. A todos nos gustó porque aunque era distinto a nuestra propuesta ponía el listón alto y demostraba que otra gente al igual que nosotros pensaba que en esta ciudad había muchas cosas de las que hablar.La impresión del periódico era de calidad (lo imprime Fanarte, una de las mejores imprentas de la ciudad) y la plantilla estaba llena de puros cuartos bate.

Me gustaba de En Caracas los viajes antropológicos que se hacian en la ciudad, su apuesta por abarcarla toda y ser testarudamente un periódico que tratara de llegar a todo el mundo en tiempos de la prensa segmentada. Pero justamente esto último me permito decir que fue su perdición.

Conocí En Caracas sobre todo como lector, pero también me tocó hablar sobre su publicación con Cheo Carvajal y Garcilaso Pumar. Y cada vez que lo hice les decia lo mismo. Segmentese,recuerden que lamentablemente hoy en día los clientes son las agencias. Vendanle la revista como dirigida a un target específico aunque abarque más que eso. Las agencias de publicidad, al menos en Venezuela, son particularmente conservadoras, para ellos una publicación popular que trate de llegar a todos los segmentos sociales de la ciudad tiene que ser de colores chillones, con recuadros multicolores en cada página y escrita como si fuera para idiotas (con perdón de los idiotas). Las agencias de publicidad suelen ser menos arriesgadas incluso que sus clientes, en mis 13 años vinculado a Letras en muchas oportunidades los avisos llegaron gracias a que nos reuníamos antes con los anunciantes que con las agencias.Otra cosa importante es que a la gente de publicidad hay que hablarle en su propio lenguaje y no en el idioma de un periodista editor enamorado de su publicación. Hoy en día, le guste a uno o no, tanto los medios como los productos venden identidades y estilos de vida entonces para mercadear uno una publicación debe hacerse con eso en mente. ¿que estilo de vida quieres vender con tu publicación? ¿que forma de consumo de la ciudad (en este caso)? ¿que cosas son necesarias para potenciar esa idea? ¿cuales son las tendencia al uso para el segmento principal al que vas dirigido? ¿hay publicaciones similares en el mercado? ¿que te diferencia de ellas?

No se trata como alguien pudiera pensar de "venderse al sistema", de dejar de hacer uno la publicación que uno quiere para hacer una más del montón con grandes fotos y poco texto. Se trata de vender a las agencias un concepto y mantener uno su propia agenda. Porque un medio sin agenda propia es un medio sin alma.

En Caracas evidentemente tenía una agenda propia muy clara pero no una buena segmentación. En la ciudad a la llegada de EN Caracas solo estaba Urbe y posteriormente salió a la calle CCS. Las tres publicaciones hablamos sobre la ciudad desde perspectivas distintas. El público de Urbe probablemente abarque entre los 16 y los 20, el de CCS entre los 20 y los 29, quizás un poco más arriba y de En Caracas tenía un amplio aspectro que abarcaba entre fines de la veintena hasta más allá de los cincuenta.Así pues URbe abarca la adolescencia, CCS sobre todo la juventud y En Caracas cierta juventud clase media hasta entrada la madurez.Urbe está dirigido a nuevos consumidores, a una edad super importante para los anunciantes pues es en la que que se inician los gustos, la individualidad;CCS va dirigido a esos jóvenes que aspiran a cambios en sus vidas para mejor, en la edad en que se solidifican los gustos y se empieza a tener cierta independencia económica; y En Caracas...bueno en prinicipio a un público amplio y disperso pero también a sectores interesados en su ciudad, que tienen tiempo y disposición para leer, que seguramente está interesado en coleccionar la publicación,que le interesa también la cultura y es curioso de conocer los entresijos de la ciudad. No es un público cualquiera. Son consumidores un poco más maduros o bien maduros con gustos mucho más definidos y seguramente a ojos de las agencias con mayor poder adquisitivo. No estoy al tanto de saber que tan claro tenían sus editores estas cosas, pero cuando uno hablaba con alguno de ellos sentía que apostaban sobre todo por una publicación generalista. Y para generalista ya están los diarios. Aunque incluso estos están cada vez más claramente segmentados.

Yo al igual, imagino, que los editores de En Caracas prefiero los medios inclusivos a los ultra segmentados con gringolas pero creo que hoy en día hay que pensarse publicaciones segmentadas que se desborden y no publicaciones generalistas a las que sea dificil ubicar en un segmento.

Otro problema es el de la gratuidad. Letras el periódico universitario fue el precursor de los semanarios gratuitos en Venezuela a finales de los 90. CCS es la consecuencia directa de ese aprendizaje. Las publicaciones gratuitas en todo el mundo están dirigidas en primer lugar a lectores menores de 30 no es sino hasta el último año con la aparición de lo que llaman "gratuitos de calidad" que se ha empezado a ver como consumidores de medios gratuitos a mayores de esa edad (con la aparición por ejemplo de gratuitos sobre económia). PEro eso es en el exterior. En Venezuela apenas tenemos dos diarios gratuitos (el de El Nacional y El Diario de Caracas), una serie de revistas bimensuales o "cada vez que dios quiera" que también lo son y CCS y Letras. Para colmo lso gratuitos se enfrentan a cierta idea generalizada de que : "así será de malo que lo regalan". Entonces uno de los problemas vendría a ser que es un gratuito dirigido a un (posible) público para el que aun no está claro que los gratuitos sean de interés. Aunque en un país como el que tenemos pueda serlo. El asunto es convencer a marcas de prestigio que pueden estar en una publicación gratuita sin que su imágen se vea afectada, que puede servir de enlace aspiracional que es algo que les interesa, y mucho, vender a las marcas. Esto porque hoy en día las marcas venden mucho más que su producto.

El viernes sale el último número de En Caracas.Habrá que salir a buscarlo. Ojalá haya un regreso, por que lo que si es seguro es que se les echará en falta.

6 Responses to “”

  1. # Blogger Jamsg

    Guao!!! Supongo que nunca me había pensado a los medios con la lógica de la publicidad de por medio, se nota mi inocencia!!! Pero nada, está claro que los productos de calidad no se saben vender… que se le hace…  

  2. # Blogger Rodolfo

    Hay montones de ejemplos por el mundo de medios de calidad que si que se saben vender...  

  3. # Anonymous Anónimo

    Rodolfo, nunca había visto que un periodista defendiera tan bien los intereses de las agencias de publicidad... y una pregunta: ¿cuánto pesa la segmentación que escogió CCS en la consecución de toda la publicidad que tienen del Gobierno?... a veces las cuentas no cuadran con la realidad.

    Perico  

  4. # Blogger Rodolfo

    A ver, no se trata de los intereses de las agencias de publicidad. Puede incluso que como digo yo no esté de acuerdo en como actuan, pero así es como funciona el negocio editorial.Esas son las tendencias en el negocio de medios. No es algo que yo me acabe de inventar. Basta con ver los informes anuales de la asociación munidal de periódicos, los boletines de Editors and Publisher y de las agencias que hacen rediseño de medios. O simplemente leerte No Logo de Naomi Klein para ver por dónde van los tiros.

    Y si es verdad que CCS tiene un buen tajado de publicidad gubernamental y que como dices pesa.Yo no seré el que lo niegue. Ahora yo calculo que en EN Caracas también tiene relaciones parecidas como para tenerlas. Creo que se esforzaron por no tenerlas en un principio.Nosotros también lo hicimos los primeros meses. Pero lo que si es seguro es que la publicidad gubernamental no inside en el contenido del periódico.

    Las cuentas cuadran creeme.Pero entendiendo que tanto CCS como Letras son negocios editoriales pequeños con suficiente proyección.Al final cuenta mucho la red de relaciones que se han tejido en todos los años que tiene Letras saliendo a la calle. Pero eso cuenta para cualquier medio o grupo editor con cierta historia.

    Y bueno cuando escribo estas líneas no es defendiendo a nadie sino fundamentado en la pequeña experiencia editorial en la que de una manera u otra he participado en los últimos 13 años. Aclaro por cierto que a mi no me une hoy en día ningún tipo de relación laboral ni con Letras ni con CCS solo amistad con sus dueños.  

  5. # Anonymous Anónimo

    Naomi Klein escribió su libro justamente para develar el modo de operar de un sistema regido por las marcas, no para defenderlo, que es lo que haces (a pesar de no querer hacerlo), al validar las formas de proceder de las agencias. Pesan demasiado las relaciones, la red, y es así para todos los que, de una u otra forma (empleados o no de quienes lo hacen) asumen apegarse al esquema, en vez de buscar una racionalidad distinta en la que se privilegie el periodismo, el contar historias que valen por sí mismas... otra pregunta, Rodolfo: ¿crees que Polar y Movilnet anuncian en CCS por los cuentos que allí se cuentan?

    Muchas veces se defiende por omisión.

    Perico  

  6. # Blogger Rodolfo

    A ver perico ( y aclaro que te escribo a las cinco am llegando de la Belle Epoque). Hace rato yo me plantee el dilema hacer o no periodismo (más que periodismo medios) porque no me gusta la forma de proceder de las agencias.Decidí que hay que ver la forma de como plantear los medios en un modelo que no me gusta lo más cercano posible a lo que me gusta.Es decir (y no hablo de CCs en especifico)¿cómo carajo hacemos para que el mensaje que queremos le llegue a la gente pese a los modelos de negocios imperantes? Es decir yo prefiero la posibilidad de emitir el mensaje, aunqu eso signifique incrustarse en un sistema de negocioa que no hacerlo.

    El tema de polar y movilnet es largo de contar. Pero puedo decirrte que por algo así como por siete años Polar no anunciaba en Letras, ni tampoco en CCS porque el periódico hace años fue irreverente con una cuña de ellos.Así que si creo que pautan en CCS por el perfil de a quien va dirigido el periódico ( y si tienes razón no necesariamente por las cosas que se cuentan). Y en el caso de movilnet si que creo que hubo un trabajo constante con sus respectivas agencias y con las empresas. Pero es que además CCs como medio encaja en el perfil que a ellos les interesa.

    ¿pesan las redes y las relaciones? Si, supongo que si pesan.Por eso cada vez más vivimos en una sociedad organizada en redes con lo malo y lo bueno que eso pueda tener.

    Quiero decir algo más. Rodolfo, el periodista si quiere que los medios sean valorados por sus historias, por sus maneras de contar, por sus enfoques particulares. Pero Rodolfo , el que piensa con sentido editorial dice, piensa que en un mundo publicitario como el que tenemos es necesario crear iindpendencia en el medio (la independencia siempre pasa por lo económico)lo que hay que ver es como encajamos el medio que queremos hacer en ese sistema. De alguna manera lo validas al hacerlo? Puede ser. Pero en el camino puedes lograr que tu mensaje llegue.Y eso me parece más importante
    (aqñi podríamos hacer un inciso sobre que tanto lee la gente los medios de verdad y si esto tiene que ver con la calidad o la falta de ella de los medios)
    Otra cosa más, el modelo gratuito de medios es un modelo que hace más dependiente aún a la prensa de los anunciantes.La información de calidad sigue siendo paga. Aunque es verdad que semanarios gratuitos de calidad se pueden conseguir, buena parte de la información de calidad, y no el simple dato para comentar en una conversa, en el ascensor o en el metro, sigue siendo paga.

    Si buscar una racionalidad distinta pasa por no emitir el mensaje ¿para qué hacemos un medio?

    Los medios osn una propuesta de ideas pero también son claramente un negocio. Se trata de ver como hacemos para equilibrar las dos cosas.

    Si uno quiere ser tan contracultural,tan a contracorriente , pues me parce muy bien.Pero para eso hay que tener mucha plata para sostener el medio o decidir ser un fanzine.
    O eres Adbusters (que tiene suficiente plata para manterse diciendo lo que quieren sin publicidad, afortunadamente, porque tienen una agencia de publiciada), la revista sueca Etc (que es una revista gozada-analitica, profunda,irreverente- de una empresa que es una cooperativa, pero que también posee medios mucho más convencionales) o eres no sé El Libertario (fanzine caraqueño anarquista de corta tirada), Caracas resiste y ataca (pequeño fanzine fotocopiado de fiens de los ochenta caraqueño), Etkinza Azuzena (revsita contracultural vasca que se financia por la venta del periódico y porqu todo allí son colaboraciones)

    Ante esas posibilidades.Me disculpan el tono reformista de mi discurso pero prefiero un medio lo más masivo posible...aunque para ello tenga que ...(no se porque me vino a la cabeza Fernando Henrique Cardoso y un comentario de Teotonio dos Santos que decía que el presidente brasileño decidi´negociar la dependencia) acojerme a un modelo de negocios que no me gusta.
    Y aunque no quería hablar de un medio en particular, y no se los detalles de su situación.Creo que En Caracas tenía todo para poder hacerlo. Como digo será una pena que siga saliendo.  

Publicar un comentario

Enlaces a este post

Crear un vínculo


Web Este Blog
Twitter Party Badge
  • web tracker a href="http://bitacoras.net" title="Conoce más de las bitácoras">Conoce más de las bitácoras Get Firefox! BloGalaxia BloGalaxia Movimiento en apoyo del idioma español en Internet


XML

Powered by Blogger

make money online blogger templates



© 2006 . | Basado en un Blogger Templates by GeckoandFly.
El contenido de este blog puede ser reproducido siempre que se cite la fuente, se mantenga el texto original y no sea para fines comerciales.Debe mantenerse este texto.